31 diciembre 2011

LA RESPONSABILIDAD SOCIAL DE LOS ADMINISTRADORES PÚBLICOS

Publicado por maviles en General

“Aunque se trata del fin de un año electoral, es importante que podamos avanzar todos juntos y sin excepción para servir a las necesidades urgentes del pueblo .No podemos estar quietos o retrocederemos.Tenemos que seguir adelante ahora juntos.”

Gerald R. Ford
 

Estamos a punto de pasar de un año a otro pensando que si malo fue este 2011, del próximo es mejor no pensar, lo que nos puede pasar.

 

El Rey ha pedido que la justicia sea igual para todos, cuando yo pensé siempre –ingenuo de mi- que era un principio elemental en una sociedad democrática y no una carencia tan manifiesta para que sea el Jefe del Estado quien tenga que recordarlo como acontecimiento nacional.

 

Ahora cuando comenzamos a ver las medidas que va a tomar el gobierno para atajar los problemas de la crisis a los que estamos enfrentados de hoz y coz y que nos costará puestos de trabajo y esfuerzos económicos de todo tipo, se comienza a plantear, por no pocos ciudadanos, algo que también parecía existir siempre, pero que evidentemente es una carencia de ese fundamento democrático: la responsabilidad civil y/o penal de quienes administran nuestras ilusiones, carencias y hasta calamidades, aquellos que aceptan esa responsabilidad a cambio de determinadas prebendas (eso no se me puede discutir), hasta el punto de hacer del servicio público –en un porcentaje muy importante- no un episodio en la vida de la persona, sino una profesión, la de político.

 

¡La responsabilidad de los administradores! Una figura jurídica  consagrada en nuestro Derecho mercantil con claros indicadores civiles y penales para quienes teniendo esa importante responsabilidad la burlan, ello supone no solamente ser proscritos, jurídicamente hablando, sino perder sus puestos de trabajo y pagar por ello o devolver lo defraudado.

 

Hoy escucho en un programa de TV a un periodista (de esos que constituyen el gobierno paralelo que los medios audiovisuales nos proponen todos los días) que las responsabilidades de los administradores políticos se purgan en las urnas; ¡que falacia, que mentira y que ofensa!, con un agravante, que si fuere así lo que vendría a demostrar esa afirmación es que la justicia no es igual para todos, porque los ciudadanos pagamos nuestras deudas con la sociedad en los tribunales.

 

¡Justicia para todos desde la igualdad pide El Rey!; pues bien ¡cúmplase! porque no es así; estamos muy distantes de uno de los elementos fundamentales que componen la democracia como es la igualdad ante la ley cuando estamos percibiendo desde hace tiempo que se ha producido un daño en el patrimonio de los demandantes de justicia (los ciudadanos), con claras connotaciones de responsabilidad por la conducta (acción u omisión) de los administradores (el gobierno); ahora se deduce que nuestro empobrecimiento y preocupaciones actuales no es otra cosa que un defecto u omisión de gestión y administración por quienes nos han venido representando y gestionando – sin saber ni tener la cualificación precisa – los intereses de nuestro país con sus ciudadanos dentro, es decir nosotros, responsabilidad para la que fueron nombrados los miembros del anterior gobierno con su presidente a la cabeza; simplemente se les entregó una máquina funcionando y nos han devuelto un juguete roto de tanto jugar con el y mal utilizarlo; aunque entre ellos se hayan concedido todas las medallas al mérito inimaginables ¡Así entendían estos los méritos hechos  a la sociedad civil!.

 

¿Pero quienes son los responsables directos de lo que está pasando?; mientras la ley electoral siga en este país como está , tan responsables son quienes estuvieron en el gobierno como el partido que lo sustentaba y esto hoy es indiscutible también, porque la libre elección brilla por su ausencia y son los partidos quienes nombran a los candidatos en listas cerradas. Esta asignatura pendiente habrá que superarla mas pronto que tarde.

 

¡Es hora de empezar a pedir ya las responsabilidades jurídicas desde  la igualdad ante la ley! por la no gestión de los intereses para lo que se delegó la responsabilidad con nuestro voto. Si la justicia es igual para todos, se supone que los cuatro años de prescripción han comenzado a contar y que los ciudadanos hagamos lo necesario para que estos desmanes no se vuelvan a producir y además se pague por ello, ese sería el ejemplo a dar a una sociedad robusta y democrática.

 

Que las instituciones del Estado se refuercen en su prestigio es importante porque están bajo mínimos; se anuncian cambios en la FiscalíaGeneraldel Estado, el triste nombre del Sr. Conde Pumpido pasará a la historia como un desecho jurídico y de desprestigio por haber sido tan maleable frente a los intereses políticos y se nombra al Sr. Torres Dulce, hombre cabal y justo hasta dónde conozco; esperemos que el Ministerio Público haga honor a su nombre por una sola vez y que no venga a ser un Defensor del Pueblo mas, porque para esos defensores institucionales, prefiero la acción social de responsabilidad.

 

Mariano Avilés – Jurista

Puedes seguir los comentarios de esta publicación a través del RSS 2.0    Deja un comentario o haz una referencia en tu blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>